El lenguaje de los gatos

Un gatito es un gato juvenil. Después de nacer, los gatitos muestran una altricidad primaria y dependen totalmente de sus madres para sobrevivir. Normalmente no abren los ojos hasta pasados entre siete y diez días. Después de unas dos semanas, los gatitos se desarrollan rápidamente y empiezan a explorar el mundo fuera de su nido. Al cabo de otras tres o cuatro semanas, empiezan a comer alimentos sólidos y les salen los dientes de leche. Los gatitos domésticos son animales muy sociables y suelen disfrutar de la compañía humana.

La palabra “gatito” deriva del inglés medio kitoun, que a su vez procede del francés antiguo chitoun o cheton[1]. Los grandes felinos juveniles se denominan “cachorros” en lugar de gatitos; cualquiera de los dos términos (pero normalmente más comúnmente “gatito”) puede utilizarse para las crías de félidos salvajes más pequeños, como los ocelotes, los caracales y los linces[2].

Una camada de felinos suele constar de dos a cinco gatitos,[3] pero se conocen camadas de uno a más de diez.[4] Los gatitos suelen nacer tras una gestación que dura entre 64 y 67 días, con una duración media de 66.[3] Cuando nacen, los gatitos salen en un saco llamado amnios, que es mordido y comido por la gata madre.[5]

El lenguaje corporal del gato

Los gatos carecen de la expresividad facial de los perros, suelen ser más silenciosos y sus comportamientos pueden ser más difíciles de interpretar, pero esto no significa que la mística felina sea impenetrable. Puedes entender mejor a tu amigo peludo prestando atención a sus vocalizaciones, posturas corporales y rutinas diarias. Con el tiempo, puede llegar a sintonizar tanto con la personalidad y los hábitos de su gatito que sea capaz de detectar cambios sutiles en su estado de ánimo e incluso reconocer problemas de salud antes de que aparezcan signos físicos de enfermedad.

Aprenderá mucho cuando sepa interpretar el amplio vocabulario de chirridos y maullidos de su gato. Le dirán cuándo tienen hambre, cuándo se sienten cariñosos y si se sienten amenazados o con dolor.

Mientras que algunos gatos rara vez emiten un pitido, otros no dejarán que les digas nada. Los gatitos que se manipulan con frecuencia y se socializan bien pueden convertirse en adultos más ruidosos y algunas razas, como los siameses y los abisinios, son locuaces por naturaleza.

Los gatos también pueden volverse más ruidosos a medida que envejecen. Dos posibles razones para ello son la demencia relacionada con la edad y el deterioro de la vista. Un gato que se siente ansioso o confuso puede maullar para buscar consuelo. La pérdida de audición también puede hacer que un gatito vocalice más fuerte de lo habitual porque no puede determinar su volumen. (Cualquier cambio pronunciado en el comportamiento debería desencadenar una visita al veterinario para asegurarse de que su gato no está enfermo o tiene dolor).

Jackson galaxy youtube

¿El comportamiento de tu gato te confunde y frustra, haciéndote pensar que eres el único con un gato tan loco? No eres el único, y sorprendentemente tu gato podría considerarse completamente normal. Conozca 10 comportamientos extraños de los gatos, por qué los hacen y cómo puede aprender a convivir con ellos, o incluso a disfrutar de las travesuras de su peculiar gatito.

Si sospecha que su mascota está enferma, llame al veterinario inmediatamente. Para cuestiones relacionadas con la salud, consulte siempre a su veterinario, ya que él ha examinado a su mascota, conoce su historial de salud y puede hacer las mejores recomendaciones para su mascota.

Analice activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilice datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Cat i love you

Mientras que la mayoría de los gatos que experimentan un dolor intenso y a corto plazo serán más propensos a dar pistas de que están heridos, los gatos que sufren síntomas de dolor crónico o enfermedad pueden a veces ocultar su malestar durante largos períodos de tiempo. Este tipo de dolor también puede afectar a los gatos a largo plazo a nivel emocional, causándoles angustia y haciéndoles menos resistentes.

Por ejemplo, si un gato se hace una herida en la pata y tiene evidentes problemas para caminar sobre ella, es muy ruidoso (es decir, maúlla de forma mucho más urgente y desagradable de lo normal) y se muestra reacio a que le toquen la pata, se puede saber rápidamente que el gato tiene dolor. Por otro lado, un gato que tiene una enfermedad más crónica, como una enfermedad dental o artritis, puede mostrar muy pocos indicios de que tiene dolor, y tal vez sólo muestre signos cuando éste alcanza un nivel de intensidad elevado.

Por Sofía Salome

Hola mundo, soy Sofía Salomé copywriter de Damboats.es